3 formas en que la tecnología inteligente está reduciendo nuestra huella de carbono

La tierra está experimentando cambios significativos, y la mayoría de ellos no son para bien. El cambio climático está provocando un aumento de las temperaturas en todo el mundo, cambiando los patrones de precipitación, provocando un aumento del nivel del mar, y la lista continúa. La conclusión es que está afectando a la tierra ya todos los que viven en ella.

Hay evidencia científica innegable que muestra que los humanos son la principal causa del cambio climático. Aunque no es intencional, todavía estamos teniendo un impacto negativo en la tierra y depende de nosotros solucionarlo. Gracias a la tecnología, esto no solo hace posible sino que nos facilita revertir nuestro efecto en el planeta. Estas son algunas de las formas en que nos está ayudando a reducir nuestra huella de carbono.

Las casas inteligentes ahorran energía sin esfuerzo

Los dispositivos domésticos inteligentes facilitan que todos usen menos energía. Los termostatos controlan tu comportamiento en casa y ajustan la temperatura automáticamente o te permiten encender y apagar la calefacción o el aire acondicionado dondequiera que estés. Los enchufes inteligentes y las bombillas se apagan cuando no hay personas en la habitación o los dispositivos electrónicos no están en uso. Estas son solo algunas de las muchas formas en que una casa inteligente ahorra energía sin ningún esfuerzo adicional de su parte.

Los sistemas de tráfico inteligente reducen las emisiones

Los nuevos sistemas de tráfico, como las luces y los sensores, reducen las emisiones al mejorar el flujo del tráfico. Cuando los automóviles están detenidos y esperando que cambie la luz, emiten grandes cantidades de combustible. Para combatir esto, los sensores en las carreteras detectan cuando los autos están esperando en un semáforo o cuando hay mucho tráfico en una determinada dirección. Estos sensores permiten que los semáforos sepan cuándo cambiar para que el tráfico siga fluyendo.

Algunas ciudades incluso están implementando «carriles flexibles» o carriles inteligentes reversibles, que se pueden usar para el tráfico en cualquier dirección según el cambio de señales sobre cada carril. Estos letreros cambian según los patrones de tráfico a lo largo del día para mantener los automóviles en movimiento y ayudar a evitar los atascos.

Las redes y contadores inteligentes ayudan a reducir el consumo de energía

Las redes inteligentes y los medidores hacen más que garantizar que los hogares y los edificios siempre tengan electricidad. Recopilan y analizan datos de consumo de energía, que luego se transmiten a los consumidores. Esto les ayuda a ser conscientes de la cantidad de energía que utilizan y ha motivado a muchos a reducir conscientemente su consumo diario.

Las redes inteligentes también utilizan inteligencia artificial para distribuir adecuadamente la energía. En última instancia, los cortes de energía y las sobretensiones pueden consumir mucha energía, y las redes inteligentes ayudan a evitarlos y a guardar esa valiosa energía para cuando realmente la necesitemos.

A medida que la tecnología inteligente continúa desarrollándose, no hay duda de que encontraremos más formas de usarla para mejorar el planeta. Necesitamos hacer nuestra parte utilizando la tecnología inteligente que está disponible actualmente para reducir nuestra huella de carbono. La tecnología aún necesita nuestra ayuda, por lo que debemos hacer nuestra parte mientras podamos.

Por Morgen Henderson

Morgen es un escritor de tecnología de Silicon Slopes of Utah. Cuando no está escribiendo, puedes encontrarla explorando las montañas y trotando por el mundo. Puedes seguirla en Twitter @mo_hendi